Sáb. May 25th, 2024

    El transporte marítimo es una de las actividades humanas que más contribuye al cambio climático, al generar alrededor del 2 al 3 por ciento de las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2). Sin embargo, una nueva tecnología podría cambiar esta situación, al aprovechar la energía eólica para impulsar los buques de carga.

    Se trata de las WindWings, unas velas rígidas de metal y fibra de vidrio que se instalan en la cubierta de los buques. Estas pueden orientarse y plegarse según las condiciones del viento y del puerto.

    Estas velas funcionan junto con el motor del buque, pero pueden reducir el consumo de combustible y las emisiones de CO2 hasta en un 30 por ciento.

    El Pyxis Ocean en su viaje inaugural

    El primer carguero propulsado por energía eólica del mundo es el Pyxis Ocean, propiedad de Mitsubishi y fletado por Cargill, una empresa naviera que busca reducir su huella de carbono.

    El Pyxis Ocean está equipado con dos WindWings de 37,5 metros de altura, que fueron diseñadas por BAR Technologies, una empresa formada por un equipo de regatistas olímpicos británicos liderado por sir Ben Ainslie.

    El Pyxis Ocean salió de Singapur la semana pasada con destino al puerto de Paranagua en Brasil, en un viaje inaugural que durará unas seis semanas.

    Durante este tiempo, se monitoreará el desempeño de las WindWings y se evaluará su potencial para ampliar su uso a otros buques de la flota de Cargill y de la industria naviera en general.

    El primer carguero propulsado por energía eólica en su viaje inaugural

    “Descarbonización” del transporte marítimo

    Los responsables del proyecto se muestran optimistas y entusiasmados con esta iniciativa, que consideran un gran avance para la descarbonización del transporte marítimo. Según estiman, un buque que usara cuatro WindWings podría ahorrar hasta 20 toneladas de CO2 cada día.

    Además, esperan combinar esta tecnología con otras fuentes de combustible alternativas y bajas en carbono, para lograr una mayor eficiencia y sostenibilidad.

    El proyecto WindWings cuenta con el apoyo financiero de la Unión Europea, a través del programa Horizon 2020.

    Este programa tiene como objetivo fomentar la investigación y la innovación en áreas clave para el desarrollo económico y social de Europa, como la energía, el transporte, el medio ambiente y la salud.

    Una idea antigua con enfoque tecnológico

    El uso de la energía eólica para propulsar los buques no es una idea nueva, sino que se remonta a los orígenes mismos de la navegación.

    Sin embargo, gracias a los avances tecnológicos y a la conciencia ambiental, esta idea ha cobrado nueva fuerza y ha dado lugar a proyectos como el WindWings o el Oceanbird, otro carguero eólico que está en construcción en Suecia.

    Estos proyectos demuestran que es posible aprovechar un recurso natural y renovable como el viento para impulsar el transporte marítimo, reduciendo así su impacto negativo sobre el clima y el planeta.

    Además de ser una fuente de propulsión con cero emisiones, la energía eólica es un recurso que no se agota y es fácilmente predecible.

    Por admin