Sáb. Abr 20th, 2024

    La procrastinación es el hábito de aplazar las actividades que debes hacer diariamente por otras que ofrezcan un placer inmediato, por lo que si caes en este mal hábito te alejaras de las metas y objetivos que deseas alcanzar.

    Si deseas mejorar tus niveles de productividad es necesario que prestes atención a esta conducta y puedas trabajar para evitarla. La procrastinación suele ser una conducta común y aunque se aprende fácilmente, se puede desaprender.

    Técnicas para vencer la procrastinación

    Los pensamientos negativos suelen ser los principales incentivos para la procrastinación, así que cuando te sientas aburrido, estresado o indeciso posiblemente recurras a este tipo de conducta, es un mecanismo que utilizan las personas para evitar situaciones desagradables.

    Es por ello que presentaremos estrategias que te ayudarán a vencer la procrastinación y mejorar tu productividad:

    Establecer objetivos realistas

    En el momento que te plantees una meta o tus objetivos, es importante que estos estén bien definidos, de lo contrario seguramente terminarás procrastinando, por lo que hay que conocer el motivo que hay detrás de cada esfuerzo para evitar caer en la tentación de la procrastinación.

    La motivación es una fuerza potente que te actúa para lograr lo que deseas, es por ello que resulta ser lo opuesto a la procrastinación porque te anima a lograr recompensas mayores a largo plazo.

    Organizar el día

    Uno de los principales desencadenantes de la procrastinación es tener que decidir cuál es la acción siguiente, no saber cuáles son los pasos para lograr los objetivos genera sentimientos negativos y probablemente recurras a la procrastinación.

    Para evitar la procrastinación en el día a día, es importante planificar tus tareas diarias para saber cuál es la siguiente tarea, lo mejor es planificar todo la noche anterior para iniciar el día con los objetivos claros.

    Dividir el trabajo

    Si estás ante un empleo demasiado complejo y no sabes por dónde comenzar, es probable que ante las dudas y el sobre pensar surjan sentimientos negativos por no saber qué hacer, este tipo de sentimientos disparan la procrastinación.

    Por lo que si te sientes incapaz ante una situación, no aplaces la tarea para hacer otras agradables, así que la mejor estrategia es dividir el trabajo en tareas pequeñas y sencillas, esto generará sensación de logro y aumentará la motivación.

    Eliminar distracciones

    Si deseas estar concentrado en tu trabajo y así lograr tus metas del día es importante reducir al máximo cualquier fuente de procrastinación, una de las más comunes son el móvil, ya que te ofrece un mundo de distracciones como son las redes sociales, la música, los videos, juegos, etc.

    Lo mejor es colocarlo en modo silencioso e incluso dejarlo fuera del alcance de la vista y solo deja activa las notificaciones que resulten urgentes o importantes para ti. Si trabajas frente a un ordenador evitar acceder a internet a menos que sea imprescindible para tus tareas diarias.

    La multitarea también es un detonante de la procrastinación porque hacer varias tareas al mismo tiempo disminuye notablemente el rendimiento y te motivará  hacer otras actividades que te generen placer y te alejaran de otras más importantes.

    Finalmente, recompensa tu esfuerzo, esto te animará a trabajar de forma eficaz y productiva, aunque pues otra por lo que desees, puedes realizar esas actividades que son agradables para ti porque has suspendido para lograr tus objetivos del día.

    Por admin