La pandemia Covid-19 ha generado grandes cambios sobretodo en temas de consumo y desplazamiento de la población, así como el desarrollo económico que se estima para los próximos años, aunque aún hay dudas de su duración, el impacto económico, social y político que este virus ha causado también marcará un antes y un después en el consumo energético. 

No obstante, lo que sí ha marcado notablemente este acontecimiento es que si es posible que la sociedad pueda cambiar sus hábitos de consumo, mejorando así el medio ambiente y las emisiones del CO2 disminuyen debido a la paralización de la sociedad, aunque muchos científicos indican que no solo basta con un cambio de hábitos, ya que el cambio del clima avanza notoriamente. 

Cabe destacar que como se ha mencionado en grandes congresos y entrevistas a expertos una de las principales fuentes de emisión de gases a la atmósfera es la generación de energía, es por eso que frente a la etapa del covid-19 el mundo se está enfocando en la reconversión y la construcción económica sostenible. 

Estos cambios se están enfocando en tratar la forma en que los seres humanos producimos, almacenamos y gastamos energía, que hasta ahora se está haciendo de forma descontrolada afectando notablemente al medio ambiente. Es por eso que los expertos revelan que la pandemia podría marcar el comienzo de una década con una demanda mucho menor que la de 1930.

Cambios en el consumo de energía luego del Covid-19

Opiniones de los distintos entes en el mundo 

Los efectos del virus sobre el sector energético son destacados, la demanda mundial de energía a nivel mundial solo en el 2020 se redujo en un 5%, las emisiones de CO2 disminuyó en un 7% y la inversión en este sector bajó a un 18%. 

Por consiguiente, muchos sectores evalúan estos acontecimientos de forma exhaustiva ya que ante la crisis reina la incertidumbre y las diferentes instituciones analizan todos los escenarios energéticos posibles, valorando sobretodo el trayecto de esta pandemia. 

En el sector político opinan que el virus se controlará gradualmente en todo el 2021 y la economía global se puede recuperar antes de esa crisis, en temas energéticos estiman que las energías renovables cubren el 80% de la demanda mundial de electricidad hasta el 2030. 

Otros grupos indican que si la pandemia se prolonga por mucho tiempo sería un daño grave a la economía del mundo, ya que disminuiría la demanda energética y también hará que bajen los precios del petróleo y el gas. 

La tendencia de energías renovables 

En el 2020 la energía hidroeléctrica sigue siendo una de las mayores fuentes renovables de electricidad a nivel mundial, luego de la energía solar y la eólica marina, sin embargo, lo que se evalúa luego de la pandemia es el crecimiento de las energías renovables pero con el control de la energía solar. 

En la actualidad una central eléctrica de carbón y de gas es mucho más costosa que una planta solar fotovoltaica, ya que los proyectos solares ofrecen energía eléctrica a un costo mucho menor, para evaluar este tipo de sistemas y la seguridad de los mismos puedes disponer de los conocimientos de un profesional como los de Cerrajeros Manresa.

Finalmente, muchos expertos indican que la próxima década aumentará la demanda de tecnologías de captación, utilización y almacenamiento de hidrógeno  carbono.